julio 31, 2014

Sujeto al estertor de mis ganas

Te pienso es verdad
y pudiera decir que no es así
mientras me lleno el pecho de sal.

En tus caderas mil demonios
sembraron espigas de recuerdos
en los que desierto este falo
no llega con su soledad a un acuerdo.

Te pienso y entonces tus pechos
vienen hasta mí y me traen un trago
que me encuentra vil y deshecho
mascando el alma entre manos.

Ahora que no tengo a nadie
un cuarteto de sombras
me dan cabida de fiera noche
y de amores sobre la alfombra.

Sujeto al estertor de esta flama
que te invoca por siempre,
un bulto me corona bajo el siempre
el escozor de ti y de mis ganas.

Todavía

Y entonces mi mujer
ahora que ya no es mía
-quizá nunca lo fue, no lo se-
anda con pies certeros
regalando a la vida ambrosías.

Y eso mismo me pone a pensar
¿Qué diablos yo pudiera brindarle
a la más inumisa de mis vidas?
¿Qué hay conmigo y con la sal?

Inevitablemente una musa vendrá
para conmigo y me brindará su pecho
y entonces el mundo se detendrá
ante el poeta que muere deshecho.

Es la regla y así mismo lo pienso
por ser en mi vida una constante
la necesidad de nuevos pechos.

Y entonces mi mujer
ahora que ya no es mía
-quizá nunca lo fue, no lo se-,
me carcome a bocados el alma
mientras rezo por un todavía.

Quise ser

Quise ser más grande que la Luna
que completa y de niño me miraba
jugando a la pelota cuando esbozaba
apenas mi manera tan inoportuna.

Nunca he podido callar mis manos
tqn revestidas de pecho y de ganas
de placeres fieramente inhumanos.

Y ese mismo es mi gran defecto,
el engrandecer mi salvaje latido
para adormecer mi intelecto.

Y quise ser poeta, uno malo y lo soy
ahora que me hospedan las banquetas
en las que bebo y de las que nunca me voy.

Mis primordiales y grandes afectos
van de la mano de la letra en negro
que intenta civilizar mi dialecto.

Si usted pudiera verme ahora

Si usted pudiera verme ahora,
charlar con el poeta que me posee,
tomarse un trago con el borracho
que soy entre luces artificiales,
si usted pudiera llevar sus flores
a la tumba que impaciente me espera,
elucubrar la vida en mis manos,
amainar los demonios susceptibles
al beso que mis manos dan al diablo.

Si usted pudiera saberme seco
rondando manantiales de palabras,
disfrutar conmigo este silencio
de agujas punzando entre las sienes,
si usted pudiera poner en comodato
su vientre para que le maulle
de noche y tristemente un gato.

Si usted pudiera verme ahora
entendería las malsanas flores
que en este pecho afloran.

Tarde o temprano

Tarde o temprano voy a ganar algo,
la lotería, el amor o un resfriado.

Prefiero morir joven y embriagado
a morir de viejo por los andares
manchados de terribles achaques
que pidan a gritos ser embalsamados.

No todo en mí es una mala fortuna
por que a pesar de mi estado
miro la Luna y ella a mí me mira
sin hallarme ebrio y desatinado.

Tarde o temprano voy a ganar algo,
aunque siempre traiga el pecho enlutado.

julio 30, 2014

Ya no se si eres o fuiste

Me llamabas Amor, de noche
y por aquellos andares de gris
en los que descalzos, mirabamos
el rugir de las piedras anidadas
en las coyunturas del viejo pasado
que de espinas la frente nos marcó
y el pecho nos hubo coronado.

Me llamabas Amor y los sauces
o los abetos -no lo se de cierto-,
invitábanme a los verdes eternos
de sus hojas con el tenue cantar
de los gusanos que ya me comían.

Yo ya no se si eres o fuiste, prendida
y desbocada a la comunión de mis ganas,
un retoño de sal en las paredes
que ahora tanto me miran callar
mientras se apaga de pronto mi llama.

Me llamabas Amor y tu boca de luna
resplandecía albores venideros
y la arrogancia de muertos te quiero
que flotaban en mi habitación
tan llena de poetas azules e inermes.

Me llamabas Amor y me bastaba
para dormir tranquilo de escaleras
que nunca llegaban al terrible cielo
por el que brindaba, si acaso soñaba
con cualquiera que fuese el dios
que cinceló en canela tus pechos.

Yo ya no se si eres o fuiste, bendita
apología de esta indecente locura
o graznar ambarino de los cuervos,
ya no se si entre el hedor de mi letra
seas ahora tú, o sólo tu recuerdo.

Borrachos y putas

De entre la nada vengo, me arrebato
y de la noche bebo espesos mares,
elíxires de mis funestos lares
embriagados de reciente pasado.

Nada del hombre ahora desconozco,
virtudes y vicios me dan lo mismo
mientras me doy un baño de cinismo
y ante la mar misma me reconozco.

Borrachos y putas en los hoteles
solitarios sonríen abrazados
sabiendo encanecidas ya sus mieles.

Borrachos y putas encomendados
a tanta noche y a ser siempre fieles
a la soga en la que serán colgados.

julio 27, 2014

Copas, luces y brujas

Quizás ya entrado en copas
y luces tenues enmarcando
mi verdad que nunca miente,
voy desenmarañando un bola
pretendida por hurañas brujas
y es ahí donde palpita el vientre.

Tengo un cúmulo de gris esperma
deambulando de norte a sur
por las paredes de mi triste verso
y una aversión hacia esa justicia
que ha de nacer de la propia mano
y que no terminará nunca con un beso.

Traigo las ganas a flor de esta piel
que se reviste de sumisa oveja
cuando detrás esconde un lobo,
un bandoneón y un sutil tango
situado entre la lengua y la cadera
y en ti especulo a dios con morvo.

No he de mentir, lo juro
a pesar de las brujas
y del ensamble de conjuros.

julio 24, 2014

Sobre dios

Dios debe estar muerto, aniquilado
o aún brindando en las tabernas
totalmente desnudo y embriagado.

Me derrumbo y aún sigo en pie
donde las voces acunan caracolas
que prefieren el cierto mal al bien,
donde las almas fornican a solas
entre la arena y las sales también
que rompen el llanto de las olas.

Dios para el que bebe no existe,
dios para el poeta son alfileres
y aves buscando sal en el alpiste.

Me descubro la cara y son mis manos
un éxodo de vaivenes y carencias
envueltas cual regalo cruel e inhumano,
me descubro el alma y mi ciencia
radica en el neceser de lo malsano
que marca entre ellos y yo la diferencia.

Dios debe estar por una puta maniatado,
embrutecido de ron y de caricias
falto de sentido y vilmente enamorado.

julio 19, 2014

Fumo mucho y después bebo

En realidad
detesto hablar con las paredes,
sincerarme con el eco de las noches
que tanto saben a mar
y eyacular mi verso en hojas tristes
y cobardes
cuando mi pecho precisa amar.

Hay un hotel desgarbado
que aloja a todo aquel
que busca hacer el amor
tristemente consigo mismo
y existen en mí estas ganas
preferentemente orientadas
hacia la letra y su cruel cinismo.

En realidad
detesto la soledad y su abrigo,
el momenti de lucidez si de noche
te pienso y no estas conmigo.

Y en mi derroche
de espectro sobre la tierra
fumo mucho y después bebo.

julio 17, 2014

La cal en las paredes

La cal en las paredes resplandece
cada noche la sonrisa de los diablos
enraizados a una luna llena de sal,
a la ausencia, al corazón en grana
devorado por latir cruel y embriagado
del levante de su propia esencia.

Vuelvo con la boca gris y marchita
donde el otrora fue bueno y la mar
me besaba con sus labios de lima,
vuelvo con las mismas manos latiendo
al ritmo de aquel vals que los muertos
precisan para tratar de seguir viviendo.

Es aquí donde a solas bebo la sangre
y los elíxires de la caña, la escarcha
que acontece en la espina dorsal
del desamparo vestido de mañana,
es aquí donde garabateo torpemente
el destino que para mi salió sorteado
a costa de un verso con sueños perennes.

La cal en las paredes reaplandece
ahora que mis peces buscan tus redes.

julio 16, 2014

Desnudo amanezco

Desnudo amanezco, de dioses,
de almizcle, de salvos sueños
en los que muerdo una manzana
y entonces soy poeta y soy triste.

Me cuelgo de las ramas, de los soles
y algunas veces muero sonriente,
cuando revivo entre arrugas y canas
entre las que mis letran crecen.

Pero a menudo es de noche aquí,
por los andares de las nubes grises
donde los gatos lloran como infantes
a la espera de lunas más febriles.

Desnudo amanezco, con resaca
de alcohol y cigarriillos, de sombras,
del infortunio de mis malos credos
y de estos dedos que escriben amarillo.

Me escondo en los paisajes, en el tren
de lo innombrable, entre las masas
que no callan cuando nada dicen
mientras el diablo es para mí maleable.

Pero sigue siendo de noche y desnudo
despierto con la garganta carmesí
por las garras de un albor que no llega
con su guadaña a poner el fin.

julio 15, 2014

julio 14, 2014

Os amo de muerte

Persiste una enredadera malva
rondando la delgadez de mi cuello
y los designios que me llaman muerto.

Dios cada noche juega a las vencidas
con el diablo de la cola colorada
y siempre pierde la aureola y la nube
que ahuyenta de mí la hondonada.

Grito fuerte y callo mis labios
cuando te nombran a media calle
desnudos ya de poetas y sabios.

Me hago de pronto un jorongo
de ron y sueños de tenues estrellas
buscando un cobijo y fulgor etéreo
tras el portazo que el latido me cierra.

Y es mi cuello el perfecto blanco
para incrustar la maleza del verso
y mi pecho a pesar de todo tan terso.

No debo juzgar a nadie y sin embargo
juzgo a todo aquel que me llamó poeta
por que latieron conmigo y creí
que mejor la letra a la escopeta.

Y a pesar de esta singularidad
que irradia oscura en la suerte
debo decir que os amo de muerte.

julio 13, 2014

Te lo brindo

La sangre, la noche, la vida en copas,
el azul, la tinta negra, la vida,
la blasfemia, las sales de los mares,
la pasión, esta espesa cofradía.

Mi tabaco, mi fiel caligrafía,
mi andar de huesos rotos, mi bandera,
mi pluma, mis oscurecidos cuervos,
mi cruz, mi luz tan tenue y tan certera.

Todo ello,
así metido entre mi propia mierda
te lo brindo,
sin importar de lo que me pierda.

julio 12, 2014

En plena batalla

Cae un fuego con tinte de estrellas
cuando la muerte se limpia la boca
y mi funesto pasado baila penoso
un tango entre el amor y las rocas.

Yo, pesaroso compito con la sombra
que abdica ante la luz del alba.

Por que siempre es otoño para mí
y ni retoño ni mansamente muero
del todo andado gris y cabizbajo
buscando en la letra razón y fuero.

Yo, el cuidador de vaivenes y sofismas
nacidos bajo la mar en calma.

Cae la mar sobre mis cansinos ojos
que desesperados buscan el faro
y un puerto para encallar la alegría
que en mi pecho ahuyenta al desamparo.

Yo, el mísero asesino de mi mismo
me descubro poseedor de un alma.

Cae la noche y con ella mi pecho
cuando el silencio carmesí estalla
como fieros cristales estridentes
bajo los pies en plena batalla.

Así, por siempre

¿Entre la Rioja y Ribera del duero
embrigado,
cómo te explico que muero?

Y así, por siempre
mis ganas
queriendo tu vientre.

julio 10, 2014

Así de errados

Muy a menudo aquí, la gente
se caga de risa, literalmente
cuando me saben poeta.
Después esbozo mis ganas
de la mujer que busca proxeneta
y se me vienen encima las palmas.

Y así de errados
por aquí, todos.

julio 09, 2014

Retrato

Y al fondo, una nube alquitranada
bebe el semen de la noche muerta
a manos de un sol sanguinario;
las tejas duermen, buscan cobijo
y latiendo en la sangre de la aurora
engañan sus ojos de mal agüero.

A la diestra de la esquina izquierda,
un rubor renace mientras la luz
cobra vida entre estupores de caña
que le besan la mano a la luna;
cumple su destino nocturnamente,
calla sus ojos, los venda y espera
pacientemente un hilo azul de cielo
arrastrándose entre ocres dunas.

Al frente un poeta que mira al cielo,
de noche, intentando escribir
con la vista siempre al suelo.

julio 06, 2014

Esta marca

Esta marca que cruza mi frente
es un chiquillo soez que desmarca
los andares donde la gente miente.

Soy aquel cigarrillo apagado
entre las fauces cristalinas
del más sombrío cenicero
y sin embargo, embriagado
y con estas ganas cansinas
espero febril torrenciales aguaceros.

Y bien pude, puedo y podré
-no lo dudes-  decir te amo.

Pero es esta marca
que cruza mi frente
quien ahora apunta
lo que le dicta la muerte.

julio 05, 2014

Azul y de noche etérea

Sigue ardiendo una llama
guarecida en los albores del tiempo
y es azul y de noche etérea,
como la muerte del colibrí
abatido por los turbios cristales
de este mirar mío tras la ventana.

Voy y ya nunca vengo, me quedo
sin estar en donde nada soy
y una sombra me besa los labios,
y es ahí cuando dios me perdona
y se glorifican mis tintos pecados.

Yo, sin saber de ti, ya te sabía
versando el camino de granos
que alimentaba a los cuervos
nacidos entre mi soledad y mi prosa,
ya te sabía latiendo todos los mares
dentro de un vaso cristalino
mezclando tu voz con la de caracolas.

Ya te sabía yo, a media luz
y sigue ardiendo una llama
aún guarecida y aún azul.

julio 03, 2014

Descalza la aurora

No sé,
resulta
tan extraño
mirar la bruma
desde la ventana
sin escuchar más nada
que los gritos de la sombra
acorralada en los cristales
que recorre descalza la aurora.